Cambiar los pensamientos negativos lo cambia todo

Se puede cambiar lo que se siente, cambiando lo que se piensa. Martin Seligman

Bookmark and Share

Nuria Fernández López
miércoles, 29 de julio de 2020

A lo largo de día recibimos toda una serie de estímulos que nos llevan a tener determinadas reacciones. Y aunque puede parecer que existe una relación directa entre el estímulo y la respuesta, lo cierto es que no es así. Entre uno y otra media algo muy importante: nuestros pensamientos. Es por ello que una misma realidad puede ser percibida, interpretada y sentida de muchas maneras diferentes.

Nuestras reacciones están determinadas por el tipo de pensamientos que tenemos, muchos de ellos recurrentes, algunos positivos y otros muchos negativos. Algunos de estos pensamientos son bastante comunes, y además de ser negativos, resultan altamente tóxicos.

 

Entre estos últimos destacan:

  • Creer saber lo que piensan los demás.
  • Generalizar situaciones.
  • Dramatizar o hacerse la víctima.
  • Insultar, a nosotros mismos y a los de alrededor.
  • Exagerar excesivamente.
  • Crearnos unas expectativas inalcanzables.
  • Quitar valor a las cosas positivas.
  • Pensar que las cosas o son blancas o son negras.

Muchas veces nuestra mente nos juega malas pasadas: exageramos, generalizamos, anticipamos, sacamos conclusiones ilógicas, y con ello,  sufrimos por nuestros propios pensamientos negativos irracionales.

 

Si podemos cambiar nuestra perspectiva e interpretación de los hechos, en consecuencia, cambiará el cómo los vivimos emocionalmente. El paso clave para cambiar cómo nos sentimos y como reaccionamos, pasa necesaria e inexcusablemente por identificar nuestros pensamientos, sobre todo los pensamientos negativos automáticos (esos que aparecen por inercia como reacción a cualquier estímulo). De esta forma podemos tomar consciencia de la cantidad de pensamientos que nos desequilibran, y hacen que nos enfoquemos en lo negativo y en todo lo que nos falta.

Dominar nuestros pensamientos no es tarea fácil, cuando nuestra mente está invadida con pensamientos tóxicos, y no podemos detener ese "runrún", de cara a tomar el control de la situación y cambiar el "chip", resulta útil distraer la mente para que se mantenga ocupada con otra cosa, como: leer, cantar, meditar, practicar yoga, caminar, cocinar, realizar alguna actividad física, a modo de medida de urgencia para poner fin a la escalada de pensamientos bloqueantes y limitantes.

Con el tiempo y cuando seamos capaces de identificar los tipos de pensamientos negativos que se disparan automáticamente, debemos empezar a cambiar este hábito y a sustituirlos por otros de carácter más positivo y empoderante. El elemento clave es darse cuenta del tipo de pensamientos y preguntarnos si nos benefician o nos perjudican. De esa forma podemos tener una idea clara de cuáles mantener y cuáles eliminar. Sabiendo que cambiar un hábito -como es cambiar pensamientos recurrentes negativos- requiere de disciplina, paciencia, constancia  y tiempo, es fácil detenernos en los errores. Lo importante es poder apagarlos y generar un hábito adecuado para que ese tipo de pensamientos se reduzcan y desaparezcan. 

Con ello iremos dando pasos, primero pequeños pasos y con el tiempo, pasos de gigante hacia el control de nuestras emociones.

 

 

¿Te ha gustado el post? Código de control. Para puntuar escribe en primer lugar el siguiente código: finsi23
Me ha gustado:
Listado de Comentarios
Insertar Comentario
Código de control. Escribe el siguiente código: finsi23
Mail:
* Este campo no será visible
Nombre o Nick:
Noticias del grupo >>
Recibe en tu mail las novedades
Post Anteriores: [x] cerrar
Ver Calendario
Error de MM_XSLTransform:
Subscribe
Grupo Finsi | NM formación y consultoría | Davinchi | Dolcebit
Partner's: eadic